Hablar con las manos te da poder 7


hablar con las manos da poder

Este es un post invitado de Mila Melero

Hablar con las manos es una expresión muy popular y que todos comprendemos. Lo que a lo mejor no sabes es que hablar con las manos te da poder.

De hecho, es muy difícil, casi imposible, explicar algo de una manera convincente sin utilizar las manos.

No se trata de comportarse como en una antigua película italiana, con Sofía Loren y Alberto Sordi moviendo las manos sin parar.

Si eres mediterráneo tendrás cierta tendencia a ello, es natural…pero, aunque seas escandinavo, si no dejas que tus manos subrayen tus afirmaciones, estarás reduciendo mucho la fuerza de tus mensajes.

Por eso pierden tanta credibilidad los que se empeñan en comunicarse mientras mantienen las manos metidas en los bolsillos.

El conocimiento del lenguaje de las manos -muy estudiado por autores como la pareja Allan y Barbara Paese, en su famoso libro “El lenguaje del cuerpo”-  puede ayudar mucho para ganarnos a la audiencia.

Se trata de comunicar con todo lo que tengo y para eso mis manos son un tesoro a mi disposición.

Si no te muestras no existes, si no existes nadie recuerda tu mensaje (Twittea esto)

Por ejemplo:

  • Mostrar las manos mientras hablas transmite serenidad.
  • Mostrar las palmas de las manos abiertas hacia arriba denota sinceridad y honestidad.
  • Mostrar las palmas abiertas hacia abajo significa una actitud dominante y a veces poca franqueza o intenciones un poco turbias.

Otra pista:

  • Si cruzamos o nos tomamos las manos por detrás de la espalda estaremos demostrando un notable grado de seguridad en nosotros mismos y una posición de dominio clara.

Pero si lo que tomamos son las muñecas, esto es signo de intranquilidad o de inseguridad.

Para ser convincente necesitas ser entusiasta, tus manos te ayudan a demostrarlo

  • Cuando mediante la transmisión de datos o ideas nos dirigimos a los demás, lo que solemos pretender es provocar acciones o reacciones.

Para eso necesitamos comunicar con la máxima convicción y ahí está el lenguaje de las manos para “hacernos los coros”, sin ellas la escena pierde fuerza.

Prueba intentar convencer a alguien de tu mensaje sin hacer uso de tus manos. Por más que insistas te mirará con desconfianza.

El lenguaje de las manos añade y dosifica la carga emocional que nuestro discurso necesita para alcanzar su objetivo.

Porque la información, sin emoción, se la lleva el viento.

La comunicación eficaz consiste en transmitir ideas claras, con sentimiento (Twittea esto)

Sea como sea, si se nos ve convencidos y entusiasmados con lo que estamos explicando, el efecto de nuestros mensajes será mucho más notable que si mantenemos esta moderna línea light que ejercen algunos oradores.

 

Las reacciones básicas de las personas están muy estudiadas

A la frialdad y el distanciamiento no le corresponde nunca un ataque de entusiasmo.

Desde el principio, el grado de entusiasmo del ponente marcará la motivación de su público.

Un generoso uso de las manos le ayudarán a conectar con las personas.

 

Usando sabiamente la mirada y el lenguaje de las manos se consigue mantener conectada a la audiencia.

Con todo hay gente que se preocupa por lo que llaman gesticular en exceso. En ciertos ambientes elitistas se considera que es de mala educación.

 

Hablar con las manos desde mi experiencia

  • Si hablas con pasión y autenticidad, tus manos seguirán a tus palabras. No tendrás que preocuparte de si será o no excesivo.

Ellas son muy sabias y saben muy bien como “condimentar tu guiso”. Confía en ellas, no te fallarán”.

  • Para llegar a un auditorio hay que hablarle a la cabeza, pero desde el corazón

Ya el propio Homero, en su obra “La Ilíada” -pese a admitir que aquellos que dominaban el arte de la palabra hacían a veces mal uso de su poder- indica que:

“Los que cautivaban a la multitud en las reuniones públicas, eran los que conquistaban el corazón y la mente de los conciudadanos”.

Como habrás podido descubrir, hablar con las manos no sólo te ayuda a comunicar mejor, también es un elemento de persuasión.

¿Sabías que hablar con las manos puede influir positivamente en tu comunicación no verbal?
[Total:3    Promedio:5/5]

Acerca de Mila Melero

Mila Melero ha sido periodista audiovisual durante la mitad de su vida. Ahora se dedica a ayudar a profesionales y a expertos a cautivar a sus audiencias, compartiendo los secretos de su amplia experiencia, mediante la formación en Técnicas de Comunicación. Si quieres conseguir su booklet gratuito, “Cómo poder hablar en público, con poder”, visita ahora www.milamelero.com


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 ideas sobre “Hablar con las manos te da poder

  • Danny Julca

    Poderoso artículo! No cabe duda que saber comunicar es todo un arte. En alguna ocasión tuve la oportunidad de llevar un taller llamado “Presentaciones de Alto impacto” donde remarcaron la importancia del lenguaje no verbal.Hoy aprendí algo nuevo y muy útil. Gracias a Mila Melero y a ti Silvia por compartir artículos como este que ayudan a muchos de nosotros a mejorar y potenciar nuestras habilidades comunicativas.

    • Mila Melero

      Gracias Danny Julca por apreciar mi artículo. Soy Mila Melero y quiero indicarle que llevo tiempo estudiando este asunto y no deja de fascinarme. Si, en vez de estar tan pendientes de nosotros mismos, pudiéramos dejarnos espacio para observar mejor las señales que los otros emiten en nuestro entorno nos ahorraríamos muchos disgustos y saldríamos mejor de muchas situaciones.
      Si es algo que le motive conocer puedo recomendarle una Bibliografía específica, muy estimulante. La encontrará en mi Blog, http://milamelero.com/blog/post/21 – 12 LIBROS SOBRE LENGUAJE CORPORAL Y COMUNICACIÓN NO VERBAL.

  • Ulises Cortes

    Excelente!
    La realidad es que no aprovechamos todos nuestros elementos y complicamos (o no decimos) lo que realmente queremos expresar.
    Debemos aprender y dejarnos llevar por quienes nos orientan en ello.
    Una gran felicitación a tus colaboradoras y colaboradores (y en esta ocasión de forma especial a Mila Melero)

    Un fuerte abrazo Silvia.

    • Silvia Sanchez

      En la época en que trabajaba en relación de dependencia, mis exposiciones solían ser bastante monótonas, con el mismo tono de voz y sin hacer gestos, mucho menos con las manos.

      Supuse que tenía que ser así, porque en un inicio, las reuniones con directivos solían ser de ese modo. Decían “de todo” pero sin mostrar emoción, porque mostrar emoción, significaba poner en evidencia sus puntos débiles y vulnerabilidades…

      Posteriormente, cuando irrumpí en el mundo del emprendimiento, me di cuenta, que de nada me servía ser una buena profesional si no me sabía vender, o si no sabía “vender mis servicios” así que me puse manos a la obra.

      Tuve una discusión interesante con Mila, quién supo hacerme entender que para que para persuadir a mis potenciales clientes, debía añadir esa carga emocional con los gestos y especialmente con mis manos.

      No niego que me costó, pero con practica, entrenamiento y un buen mentor, se consigue. Gracias por el aporte Ulises y que tengas un buen día!

    • Mila Melero

      Gracias Ulises Cortés por su interés. La verdad es que se trata de un auténtico código de señales. Todos lo usamos, pero pocos lo estudiamos. Así nos va. Vivimos empeñados en ceñirnos a las palabras y nos dejamos gran parte de la fuerza del mensaje por el camino. Es cierto que en los paises sometidos a lo que se llama el Estado de Derecho las palabras son esenciales para marcar límites de convivencia. Lo mismo ocurre en las Notarías. Pero en la comunicación humana influyen muchos ingredientes, más allá de las plabras. El lenguaje no verbal es el que carga de sentido las palabras y el factor presencia lo cambia todo. De ahí que aprender a manejarse bien en público, llevando al “escenario” todo lo que uno tiene, la voz, la presencia y las ideas sea un auténtico reto para muchas personas.