Por qué Dejar de Publicar en tu Blog en Verano 6


Mucha gente dice que si tienes un blog, debes publicar siempre. ¡De eso, NADA!

¿Te olvidas que eres persona? No eres un robot y tampoco estás en piloto automático.

Acaso no mereces un tiempo de descanso, salir de la rutina, regalarte un tiempo de análisis y reflexión tanto personal como laboral, vacaciones y siendo un poco áspera, acaso no tienes derecho a enfermar, sentirte débil, triste e incluso deprimido… Ojo, esto último mejor si es circunstancial, porque estos estados tan indeseados, si les buscamos el lado positivo, nos ayudan a detener el frenético ritmo de nuestras vidas y a reflexionar sobre nuestros más profundos e íntimos deseos y anhelos.

Dejar de Publicar en tu Blog en verano

Ya sé, Google no perdona y si tu blog deja de tener movimiento, el ranking de tu web baja posiciones y puedes desaparecer de la tan deseada primera página en los resultados de búsqueda.

Sin embargo, ser esclavo de tu blog te resta calidad de vida.

Además hay veces que las ideas se acaban, no sabes que escribir y tienes la sensación de estar como un hámster, dando vueltas sobre los mismos temas… y eso puede ser peor porque cuando la gente ve que no tienes nada nuevo que aportar, dejan de seguirte, de leerte y se dan da baja de tu lista de suscriptores, que desastre…

Entonces, ¿por qué no darse una pausa?, ¿por qué no recargar pilas?, ¿por qué no detenerse a planificar en los objetivos de tu negocio y tu vida?

Quizás tus prioridades han cambiado…

te casaste, ahora tienes hijos y quieres pasar más tiempo con tu familia, buscas nuevas alianzas, vas a iniciar una gira de conferencias, quieres reorientar tu carrera profesional o negocio, quieres crear otro tipo de ingresos, puede que sufras alguna dolencia, te mudaste a otro país, perdiste un ser querido, te separaste, nació tu primer nieto o qué se yo…

Si te tomas un tiempo, puedes dar un enfoque fresco a tu blog y si el posicionamiento te produce mucha angustia, también puedes compartir tus artículos más leídos y programarlos con tu autoresponder (yo uso MailChimp y estoy encantada) o pagar a alguien para que te redacte algunos post mientras te tomas tu tan merecido descanso.

El descanso, lo decides tú…

Muchos agarran las maletas y se van de viaje, otros la mochila y se van de acampada, hay quienes disfrutan pasando algunos días en su pueblo, otros aprovechan para dedicarse a sus hobbies, algunos a formarse y otros simplemente se dedican a hacer nada. Y todo eso está muy bien, porque las personas somos vivencias, qué vamos a contar si no aprendemos de la universidad de la vida y del contacto con otras personas, otros lugares y otras situaciones…

Para mí, el verano es la época ideal para descansar, crear y reflexionar y lo hago, perdiéndome en la montaña y haciendo rutas de senderismo. Además, es terapéutico porque frente a tanta grandeza reconozco mis limitaciones. Luego el silencio y la soledad me permiten encontrarme conmigo misma.

Esta es alguna de las grandes ventajas de ser dueño de un negocio propio, porque tus tiempos son tuyos y los adaptas a tu estilo de vida. Así lo hice desde el principio, por suerte tuve buenos mentores que me enseñaron que no honrar el tiempo son actitudes que alejan el dinero y la prosperidad y que disfrutar de tiempo sagrado de auto-cuidado y de actividades fuera del trabajo son imprescindibles para desconectar, energizarse, estar más creativos y deben ser la base que mantienen la vida.

¿Ahora entiendes por qué es bueno dejar de publicar un tiempo en tu blog para descansar y reflexionar?

Así que a ponerse las pilas, la cuestión es decidirse y hacer que las cosas pasen. Esto mismo le pasó a una de mis clientes, Gloria. Ella es asesora editorial y cultura. Se tomó un tiempo de reflexión y análisis; venció su timidez y creó ruizdealoza, una web con el puro toque personal de Gloria, un sitio completamente distinto a todas las editoriales que puedas ver por la red, de la cual me siento orgullosa porque también tiene un poquito de mí 🙂

Ahora me despido de artículos hasta septiembre, no sin antes desearte que disfrutes de una temporada de verano fantástica, que hagas lo que te dé la gana, o simplemente que no hagas nada, que descanses todo lo que puedas, que tengas nuevas vivencias, que planifiques el éxito de tu negocio o des el gran paso de iniciar uno nuevo y que todo lo que hagas en tu vida te lleven a ser cada día un poquito más feliz

Un fuerte abrazo,

Silvia..

Origen foto

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Por qué Dejar de Publicar en tu Blog en Verano