5 Razones para NO Competir por Precios 16


El precio es uno de los mayores dilemas sobre todo cuando estás iniciando un negocio, cuando te sientes inseguro del valor de lo que vendes o cuando el mercado está plagado de personas que venden “lo mismo que tú”.

A menudo, empiezas a comparar precios y a investigar lo que cobran los otros
Lo cual me parece muy acertado; el problema está cuando pones “el precio más bajo”. Sé que lo haces porque quieres que tus precios sean competitivos y quieres asegurarte que el precio no es un obstáculo para tus clientes potenciales.

No obstante, quiero ADVERTIRTE que:

Poner los precios bajos no es una buena estrategia de ventas (Twittea esto)

…y te explicaré por qué:

1. Siempre habrá alguien que venda más barato

Antes de emprender un negocio, debes entender que siempre existirán opciones más baratas que tú.

Independientemente de eso, intentar vender el precio más bajo, sólo atraerá clientes que buscan precio y no calidad; por tanto, no valoran todo el esfuerzo y compromiso que pongas. Es más, te exprimirán y exigirán lo que no está escrito e intentarán exprimirte todo lo que te dejes y con poco dinero.

Otra gran desventaja de competir por precios es que tu competencia que ya esté establecida puede elegir una estrategia de precios bajos “temporal”. Esta gente tiene marcas potentes, en general, más dinero en efectivo y a menudo están dispuestos a perder un poco de dinero a corto plazo para posteriormente, fijar el precio del mercado.

No entres en guerra de precios con tu competencia. A cambio, ofrece valor. (Twittea esto)

Razones para Dejar de Competir por Precios

2. El Valor de tu Producto o Servicio Disminuye

Cuanto menos cobres por tus productos o servicios, más se reducirá el valor percibido (Twittea esto)

Si te empeñas en disminuir tus precios para vender más y más, terminarás disminuyendo la calidad o terminarás vendiendo sin margen con la esperanza que la gente vuelva y compre otra vez.

Según la RAE, barato significa: “Vendida, comprada u ofrecida a bajo precio. Que se logra con poco esfuerzo

Por tanto, usa la palabra “barato” con cuidado, porque tiene una connotación negativa.

Si tu intención es crear una estrategia de ventas a largo plazo, es esencial que aumentes continuamente, el valor percibido y el valor añadido de tus productos o servicios.

3. Más Estrés por Vender Más para Lograr tus Objetivos Financieros

Al principio, puede que estés tan concentrado con ganar dinero que estés dispuesto a disminuir precios.

Pero este la explosión inicial de dinero en efectivo puede frustrarse y es fácil que necesites vender cada vez más para llegar a tus metas económicas; ya que mientras mantienes los precios bajos, la competencia termina haciendo lo mismo.

4. La gente NO Comprará al Precio Real de nuevo

Si el cliente comprar un producto al 30% de descuento ¿por qué tenía que comprarlo de nuevo al precio real?

Se creará una barrera psicológica donde el precio más bajo, será el precio de referencia para el futuro. Entonces, si intentas venderle un producto por un precio superior sin valor añadido, será muy difícil. De hecho, el 80% de clientes, esperan el precio de descuento cuando regresan.

5. Tus clientes pueden Dejarte en cualquier momento

Proponer un producto simple que todo el mundo está vendiendo, no agrega valor añadido a tus clientes; entonces, pueden dejarte en cualquier momento si ven que tu competencia vende el mismo producto por menos.

Esta es una gran pérdida, ya que el 20% de tus clientes generan más del 80% de tu volumen de negocios.

Debes entender a tus clientes y darles algo que quieran tener junto con el producto que vendes para crear una experiencia de compra personalizada y una conexión emocional para que tus clientes se sientan motivados a comprarte otra vez.

Resumiendo

Los descuentos no son un ganar-a-ganar. Puedes conseguir muchos clientes de golpe y el negocio puede entrar en auge, pero a muy corta duración. Las conversiones se consiguen a altos costos y las retenciones son inexistentes.

Si quieres dejar de competir por precios te recomiendo:

Crear una experiencia de compra personalizada con incentivos que generen deseo en tus clientes donde cada oferta es diferente y única, es la mejor forma para que tus clientes sientan que hacen una buena compra; así creas una conexión emocional con ellos sin reducir precios.

¿Sueles competir por precios? Tu historia puede servirnos de experiencia. ¡Gracias por comentar!

 

[Total: 16   Promedio: 2.4/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 ideas sobre “5 Razones para NO Competir por Precios

  • Luis Miguel Aguirre Padilla Luis Miguel Aguirre Padilla

    Excelente. Nosotros ingresamos al mercado con productos de reposteria de calidad y exclusivos. Poco a poco la competencia empezó a ofrecer productos similares y a precios muy bajos. Incluso debajo de nuestras publicaciones de Facebook la competencia respondía a nuestros clientes haciendo propaganda de sus precios bajos para que los clientes escojan a ellos. Nos sentimos atacados por varias tiendas de reposteria que estábamos a punto de viajar nuestros porcentaje de ganancia y me encontré con este post. Muchas gracias.

    • Silvia Sanchez Autor

      Luis Miguel, La competencia siempre va a existir. Ahora tú tienes que estar convencido de QUÉ OFRECES y POR QUÉ LO OFRECES. Uno es tu propósito y el otro es tu propuesta única de valor con los cuales construyes TU MARCA.

      A las personas nos gusta identificarnos con algo o con alguien. Si construyes tu marca en base a tus valores, principios; quien eres y qué ofreces, habrá un público EXCLUSIVO para ti, que querrá elegirte a ti y a tu producto.

      Enfocarte en lo que hace la competencia, provoca temor e inseguridad, y tu marca empieza a perder fuerza y credibilidad.

      Sé creativo, cree en lo que haces, construye tu marca, no tengas miedo y ÁNIMO.

  • jofiqui

    Más que bajar precio es ofrecer precios competitivos especialmente cuando sus competidores trabajan con calidad y servicio similares. Analizar los costes y considerar estrategias de Mercadeo para mejorar producto, promoción, entregas e imagen corporativa. Y como estrategia de ventas capacitar y motivar a sus vendedores para que resalten las fortalezas o beneficios de sus productos frente a su competencia.

  • Isabel Anthony Torres

    Totalmente de acuerdo Silvia. En teoría, bajar precios puede parecer una estrategia bastante buena.
    Al hacer que tu producto o servicio sea más barato, estás permitiendo que más gente lo pueda adquirir, y por tanto te abres a nuevos mercados. Pero luego ocurren algunas de las circunstancias que comentas en el artículo.

    En resumidas palabras, una empresa para competir en precios debe de tener una estrategia muy sólida y crear un modelo de negocio basada en reducir costes incrementales por debajo de los de sus competidores, de no ser así, lo mejor es no embarcarse en una estrategia de precios.

    Un fuerte abrazo,
    Isabel

    • Silvia Sanchez Autor

      Competir por precios es MUY PELIGROSO. En general lo hacen las grandes empresas que pueden permitirse «ciertas pérdidas» pero con el objetivo de controlar el mercado. Como ha pasado con la bajada del petroleo, este es el mejor ejemplo.

      Una profesional independiente o una empresa pequeña no debería arriesgarse con esta estrategia, es mejor apostar por calidad y valor.

      Muchísimas gracias por tu valiosísimo comentario Isabel. Un fuerte abrazo!