Historia de un profesional en el extranjero 8


un profesional en el extranjero

Hace poco alguien me dijo: “no me imagino, como sería si cada semana tuviera que sentarme a pensar que escribir en mi blog”

Y le respondí, no digo que sea fácil, pero el camino recorrido en la vida que nos ha conducido a donde estamos ahora, da muchas opciones para escribir en un blog.

Porque como dice la Wikipedia, el blog es una publicación informal a modo de diario personal que puede ser comentado por los lectores.

Así que hoy te hablaré sobre mi última intervención en el Evento de Mujeres Emprendedoras en Valencia donde di testimonio sobre mi historia profesional.

Y empieza así…

Ciudadana del mundo, viví, trabajé y me formé entre Perú, Argentina y España.

Me gradué como Ingeniera de Sistemas y nada más terminar la carrera, mi familia decidió mudarse a la Argentina.

Como muchos que deciden emigrar, mi familia buscaba el progreso económico, el trabajo de sus sueños, la casa de sus sueños y la vida de sus sueños…

Llegamos a Buenos Aires, y yo muy ilusionada con los sueños compartidos empecé a buscar trabajo.

Me levantaba a las 6 de la mañana a comprar la prensa y a ver dónde necesitaban personal calificado según mis estudios e iba a presentarme, currículum en mano.

Me había graduado con excelentes calificaciones y estaba convencida que pronto conseguiría trabajo.

Sin embargo, pasaban los días, los meses y nadie me llamaba, no contactaban conmigo.

Con el tiempo esa ilusión y convencimiento iban decayendo, más aún cuando escuchaba comentarios como: “si nosotros que somos de aquí, no encontramos trabajo, por qué te van a contratar a ti…”

Encontré trabajó sí, pero detrás del mostrador en una confitería…

Fueron momentos duros, pero nunca dejé de creer en mí y de que ese era un trabajo temporal; así que seguí en la búsqueda y me apunté a todo tipo de trabajos donde necesitasen un informático.

 

¡HASTA QUE POR FIN ME LLAMARON!!!

 

Era una empresa de trabajo temporal que necesitaba una persona por dos días para ingresar datos en un sistema nuevo que querían probar.

No te imaginas la cara que puse cuando me llamaron para ese trabajo que yo consideraba “no estaba a la altura de mi formación” …

Se lo dije a mi madre y fue su sabiduría la que me dijo: “Hija acepta, por lo menos te servirá para comprar unos pantalones”

Bendita la hora que hice caso a mi madre, porque el contrato de dos días, se convirtió en un contrato de dos años…

Ese trabajo fue mi mejor escuela. Allí tuve mis primeros mentores. La Jefa del Laboratorio que me enseñó la cultura del país y el Jefe de Planta que me explicó como funcionaba el mundo laboral de aquel entonces.

En esos dos años, me di cuenta que no hablaba en el mismo lenguaje del lugar donde me encontraba. Con eso me refiero a tradiciones, usos y costumbres.

Ese fue un descubrimiento brutal porque a partir de entonces modifiqué mi currículum, cambié mi discurso y no sólo profesionalmente, sino también culturalmente.

Empecé a mostrar interés por su historia, lo cual no fue complicado porque como bien sabes, mi curiosidad es innata; y a demostrar que me sentía atraída de vivir en una gran ciudad que me brindaba muchas oportunidades.

 

Esto me ayudó en mi crecimiento personal porque aprendí a abrir la mente y a amar la tierra que me había acogido.

 

Así fue que empecé a conectar con la gente, empezaron a llegarme ofertas, y con el tiempo conseguí puestos de alta responsabilidad.

Para encontrar trabajo en un país extranjero, hay que conectar emocionalmente con su cultura (Twittea esto)

Posteriormente cuando vine a España, ya tenía el camino hecho.

Otra vez, me puse a investigar la zona, el lugar, la cultura y me di cuenta que funcionaba de forma similar: que tenía que hablar en el idioma de los españoles.

Además aquí en España hay mucha diversidad cultural, cada región tiene su lenguaje propio, los madrileños se comunican de forma diferente a un andaluz, no tienen las mismas vivencias que un vasco, ni tampoco las de un catalán.

 

La experiencia vivida en Argentina me ayudó a que los inicios en España sean algo más fáciles. 

 

Trabajé unos años en Barcelona en el sector farmacéutico hasta que decidí entrar en el mundo emprendedor.

La historia que viene a continuación muchos de ustedes ya la conocen.

Me mudé a Valencia me formé en Marketing Digital porque con la base tecnológica que tengo, pensé que era una buena idea ofrecer servicios relacionados con internet, y el marketing era una buena opción.

Luego cuando empecé a tener mis primeros clientes, me di cuenta que el miedo, las limitaciones y la falta de seguridad bloqueaban a la gente y les impedía avanzar en sus proyectos de negocio.

Porque les costaba comunicar en qué son buenos, cuál es su mejor producto; y entendamos producto como lo mejor que saben hacer llámese su profesión, lo que venden, lo que producen o lo que fabrican.

Curiosamente, la historia se repetía…

En cada nuevo cliente, veía la misma historia que había vivido cuando empecé a buscar trabajo en un entorno que era totalmente desconocido para mí.

Porque para la mayoría, el emprendimiento es un entorno desconocido.

 

El mercado estaba pidiendo a gritos, ayuda en este sentido, la gente quiere ser visible, quiere darse a conocer y no sabe cómo. (twittea esto)

 

Así fue que me especialicé en ayudar a la gente a desarrollar su marca personal.

Lo cual me llevó a especializarme en LinkedIn que, utilizado de forma inteligente, permite ganar visibilidad y crear una imagen impecable para causar gran impacto y encontrar oportunidades basados en tus objetivos.

¡Hasta aquí! este es en resumen mi historia profesional, así es cómo llegué donde estoy y por qué mi trabajo me apasiona…

Jamás contaré o aconsejaré algo que no haya vivido o experimentado, es uno de mis principios. Mi experiencia de vida, más mi formación me permiten asesorarte en estos temas.

Así que, si estás esperando la ocasión para acceder a alguno de mis servicios, pero tu presupuesto estaba un poco ajustado, ATENCIÓN, porque el domingo 11 podrás hacerlo. ¡Quiero que esta Navidad, puedas regalarte trabajar en tu marca y de mi mano!

Nos vemos el domingo

[Total:4    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 Comentarios en “Historia de un profesional en el extranjero

  • Ulises Cortes Fraga

    Gracias Silvia

    Que bella historia, sobretodo es real y contada por quien ahora triunfa con esas vivencias

    La mejor forma de vivir es aprender y de aprender compartir.

    Dios te bendiga!!!

    Saludos cordiales

  • Carme Gelpi

    Excelente articulo Silvia, cargado de espontaneidad, de sentido común, de saber expresar todo tu trayecto…..y habiendo descubierto grandes lecciones de conexión con una misma. Me ha gustado y además comparto tu forma de haberlo experimentado.

    “Para encontrar trabajo en un país extranjero, hay que conectar emocionalmente con su cultura”
    y con ello generar este feedback básico., Por otro lado, este aspecto de integración, entrega y generosidad en ambas direcciones, viene a ser como ganar en conocimiento más allá de la profesión.

    • Silvia Sanchez Autor

      Así es Carme, “historia de un profesional en el extranjero” es mi experiencia en el mundo laboral y cómo fui sorteando la serie de sucesos que fueron aconteciendo.

      Y de cómo supe aprovechar cada momento para mi desarrollo y crecimiento personal…

      No puedo dejar de destacar el gran apoyo que siempre me brindó mi madre, ella cree y creyó en mi en todo momento y fue mi roca. La que me hizo poner los pies en la tierra y la que me guió con su sabiduría.

      Por eso, aprendí que los logros de las personas, dependen de alguna forma de las personas que te rodean, te acompañan y te ayudan a recuperar el ánimo que muchas veces vas perdiendo en el camino.

      Somos personas y sociales, y necesitamos los unos de los otros. Un abrazo.

  • Jose Capote

    Hola Silvia: bonita historia y creo que es comun a la inmensidad de personas que emigranos buscando por vocación innata una realizacion personal y liego profesional, el miedo a salir de la zona de confort representa una buena oportunidad de ayudar a otros y de negocio.

    Saludos y sigue dejándonos historias como esta.

    • Silvia Sanchez Autor

      Gracias José, tú y yo sabemos de lo que estamos hablando.

      Esta es la parte profesional, pero la personal fue la más dura al tener que integrar cosas diferentes incluso que no estaban integradas en mis valores.

      Pero bueno, sobreviví y aquí estamos dando guerra.

      Un abrazo y lo mejor para ti.